25 enero 2009

Ah qué paisaje

Rezaba aquella famosa frase que lo importante no es que hablen bien o mal de ti... sino que hablen. Muchos en publicidad acataban la máxima de lo que fundamental es el impacto, que te vean y te recuerden. Vaya, ¿y si la impresión es fatal qué?
Ejemplo práctico: dudo que haya alguno que esté en Barcelona y no sepa que Santander se anuncia afuera de la Catedral (según mi guía y mapa es ese edificio que no se ve por la plasta roja). ¡Y ofrece el 0,0,0 de intereses! ¡WOW! Ok, lo vi, lo recordé... y lo odié.
Entiendo que se rehabiliten momumentos históricos, pero por eso se tiende a poner en la lona la fachada del edificio con una pequeña mención abajo de los patrocinadores, ah, pero aquí lo entendieron al revés. Y en este momento Santander es para mí este banco que arruina el contexto de la plaza.
No sería mejor que en lugar de gritar su "0,0,0" con ese espectacular rojo, se dedicaran a promover por medios alternativos, en la misma plaza con algún módulo que "están preocupados por el patrimonio y ayudan a la rehabilitación", que les importa más el monumento que sólo como un espacio triple A (aunque sólo sea de forma hipócrita). Podrían hablar sobre la historia, la relevancia y el proceso de mejora involucrando a la marca Santander como algo más positivo. Eso creo yo.

No hay comentarios: